Soldado romano


Esta ilustración acompañaba a la anterior en el mismo articulo sobre Juliano.
Representa a un soldado romano del siglo IV. Las legiones y casi todo el equipo empleado en los siglos anteriores se han abandonado. Aún manteniendo algunas tradiciones y unidades militares de forma continua, sobre todo en Oriente, el ejercito refleja las vicisitudes del llamado bajo Imperio Romano. La reducción de su número y la exención de obligaciones militares de parte de la población, así como la renuencia a cumplir el servicio, tanto por desavenencias sociales o por un creciente pacifismo cristiano, obligan a la recluta de tropas de hombres de la frontera y bárbaros. Estos, que ya servían como auxiliares van imponiendo su equipo y tácticas de guerra. Se vuelven a usar en gran parte cotas de malla y corazas escamadas que se cree solo se portaban en combate, o solo las usaban las tropas de élite. Los cascos se producen casi en serie y de forma económica. Se manejan espadas largas para luchar contra la caballería, el escudo redondo de las tropas auxiliares es de empleo general y todos se calzan con botas o zapatos cerrados. Y como se ve en la imágen se viste algo parecido a un uniforme, muy similar a la ropa civil de la época. Algo que no se refleja en la ilustración, era el empleo de hondas, arcos y flechas y lanzas, pues se tendía a evitar los combates cuerpo a cuerpo. La ilustración es una acuarela retocada por ordenador. Como fuente citar el libro "Late Roman Infantryman AD 236–565" de S. MacDowall y Gerry Embleton, de la editorial Osprey.
2 comentarios

Entradas populares