CARTEL DEL FESTIVAL


Primera versión, sin los retoques y textos finales.
La ilustración es un tratamiento artístico muy estilizado de un fotograma del cortometraje de Emir Kusturica para The Invisible Children, un conjunto de cortos de autores de aquí y allá que hablan sobre los problemas de la infancia en cualquier parte del mundo.
El protagonista, un chaval recién salido de un correccional, huyendo de no diré quien, atraviesa una vieja valla en el campo. Me encanta la imagen de gente corriendo, algo siempre dramático y una representación del movimiento perfecta que da dinamismo a cualquier escena.
La imagen de un chaval corriendo, saltando una barrera en campo abierto, vestido informalmente, sin harapos o con un uniforme y, si os fijáis, sonriente, me parece una buena imagen para el cartel del festival.
Representa un acto de libertad o despreocupación lejos de dramatismos que busquen compasión. Es un acto positivo, de alguien que quizás sufra y escapa de algo. Pero también avanza, corriendo hacia el horizonte... como en las viejas películas. Y es un guiño a uno de los films a proyectar, no se puede ser más redondo con este resultado.
La intención del festival es la de acercarnos algo a la realidad de otras culturas y colectivos de una forma lo más positiva posible.
Y aquí es dónde he empleado mi visión del cartelismo soviético (y de Obey) usando figuras estilizadas y pocas y planas tintas. Sin inspirarme en ningún modelo concreto.
4 comentarios

Entradas populares