CARTEL DEFINITIVO DEL FeIM, octubre de 2009.


Buscaba una idea llamativa e iconográfica, el tema de muchos de los documentales y películas giraban en torno a la mujer, sus padecimientos, inquietudes y demás.
Rough Cut denuncia la negación de la apariencia y la propia sexualidad femenina en Irán y fue el primer documental que vi al preparar el material para el festival. La imagen de una mujer vestida con el hijab aunque portando unas modernas y occidentales gafas de espejo me pareció muy llamativa.

Encontré, sin saber de quien eran, algunas fotos de Christine Spengler en Corbis, a la que luego descubrí y conocí durante el festival pues asistió como invitada. Una de las pocas y mejores fotógrafas corresponsales de guerra y una gran mujer a la que admiro.
Sus fotos tienen mucho en común con el tema del cartel aunque por mi parte no fue algo premeditado, escribo a posteriori y debo admitir que no conocía a la Spengler.


La idea surgió al sumar varias de las imágenes que había revisado, partiendo de una pose al estilo de las madonnas y santas bizantinas, fui resumiendo hasta centrarme en lo importante, el rostro y los hombros, la expresión y el reflejo de las lentes. Para transmitir una imágen de dignidad, incluyendo la referencia al mundo del cine con la niña de la Super 8.

Lo mejor de todo fue que la imagen mental que tenía previa al boceto y que pensaba que había sacado de alguna foto concreta. No existía como tal y no era más que un resumen imaginario que se me había ocurrido. Una broma mental que recordé al comenzar la ilustración y no encontrar la supuesta foto de referencia que pensaba había guardado.

El estilo del diseño del cartel marca algunas influencias del cartelismo político de principios del siglo pasado y del simbolismo modernista en la decoración.
Publicar un comentario

Entradas populares